lunes, 7 de junio de 2010

De escribir y vivir

¿Para qué escribir?
¿Se vive para escribir o se escribe para vivir?

Son sólo palabras en una forma lógica pertenecientes a las expresiones interrogativas. El pretender ahondar en el misterio del lenguaje sólo me puede dar dos alternativas: llegar a una dogmática verdad; o agotar el misterio.
Escribir no es más que una forma de codificar el mundo en el que nos movemos, de ahí la necesidad de hacer del mundo algo que nos sea familiar y controlable. Desde los albores de eso que los dogmáticos llaman humanidad, ésta se ha ido abriendo maneras de concebir un mundo que sea capaz de leerse y de pensarse. He ahí -tal vez- una de las necesidades palpables por las cuales buscamos ser leídos y escritos. Si somos parte del mundo, ergo, somos sujetos de ser fuente de escritura y lectura. En términos llanos, queremos ser escritos y leídos para saber qué somos.
Es posible que llegando a este punto, nuestra vida se traduzca en ser aquello que leemos y escribimos. Parafraseando el dicho popular: dime que escribes y/o lees y te diré quién eres. Sublime y titánica la tarea del escritor, ya que aunque emplee las mejores palabras siempre quedará en deuda con aquello que se está nombrando, escribiendo o leyendo.
La palabra no abarca la totalidad del misterio que encierra lo que es el mundo... impagable deuda que se busca saldar con la poesía, la novela, la crónica; o sólo balbuceos como los que acabo de escribir y con los que pretendo saber quién soy y porqué escribo.

 Tal vez este misterio sirva mejor pensarlo con el aroma de un café que se escapa a mi escritura...
Reacciones:

4 comentarios:

Angheliko dijo...

Que gusto leerle señor, le deseo lo mejor con este proyecto, lleve una plumilla un día y tome de tinta su café para garabatear.

P´PITO dijo...

oyeeeeeeeee

mira que bonitas palabras...

sabes el disfrutar un buen cafe...a mi no me salen palabras ...sino que me quita el sueño!!!!

saludos

PD. gracias por tu visita y el comentario

LUMPENPO dijo...

El café, delicia de la vida, placer de los mortales, aroma de la tierra. Seguí la huella del café y llegué a tus renglones de escritura y vida. Finalmente es un círculo vicioso se vive para escribir y viceversa, sólo aquellos, los elegidos, estarán en el nirvana de los best seller y las antologías, nosotros, los mortales escribimos porque si y eso es todo.

Agradezco tu visita a mi balsa, últimamente haciendo agua por todos lados, pero navega. Gracias.

la MaLquEridA dijo...

MMMM estás escribiendo seguido y yo ni me entero, hasta P´Pito viene más seguido que yo, chale.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes